Ir al contenido principal
Don't Panic

Es viernes, lo sé. Para este sitio suelo escribir (y luego publicar) los lunes. Esta vez, sin embargo, no pude esperar. Resulta que decidí abandonar Facebook: algo momentáneo, algún día volveré.

Por ahora, me dije, la pausa será hasta agosto, el mes de las vacaciones. Supongo que ese tiempo que pasaba navegando en la red social lo utilizaré en este blog. De todas formas, uno nunca puede estar seguro de lo que hará o dejará de hacer.

*

Esta vez, además, tengo ganas de dejar una canción: Someday We'll Know de los New Radicals. Hace mucho tiempo no escuchaba esa canción. Hoy fue la primera vez que le presté atención a la letra. No puedo decir que me gustó, porque tiene dos estribillos que para mí son incompatibles. Uno termina diciendo: Algún día sabremos porque no fui para vos; el otro: Algún día sabrás que yo era el indicado (the one) para vos.

El primero, a pesar de lo pesimista del mensaje: no hemos terminado juntos, casados y comiendo perdices; me parece optimista, en este sentido: algún día sabremos por qué no debimos estar juntos, sabremos que pudimos ser felices, no nos rebajaremos a seguir anhelando una dicha que no fue.

El segundo, en cambio, me parece revanchista y, por eso mismo, pesimista. En un futuro, seremos viejos y cada uno tendrá su vida armada. Entonces, vos, te darás cuenta de que en el pasado has cometido el peor de los errores, no me elegiste a mí. No elegiste al indicado. Ahora ambos somos desdichados.

*

El tema tiene otra parte que me interesa: algún día sabremos por qué Sansón amó a Dalila. Es decir, algún día sabremos por qué el hombre se somete a esa doble traición. La primera es una traición cometida por Sansón hacia su Dios, su pueblo y la Ley sagrada: amar a Dalila que es una Filistea. La segunda es una "sufrida" por él: amar a la persona que lo entrega a sus enemigos. En definivas, algún día sabremos por qué el hombre se arropa en el sometimiento que supone ser un ser amante.

Que me interese, no quiere decir que lo comparta. Sólo me permito pensar lo que la canción implica en su letra. O lo que yo puedo pensar que la canción implica hoy, un viernes 25 de mayo de 2012.


*

Don't Panic.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nostalgia de cosas que no he vivido

IAgustín, «El Mudo», el que no puede saber ni hablar de lo que pasó con su familia. Él es el protagonista de la novela. Él —siete, ocho, diecisiete años— está tratando de construir su propia identidad en una familia que se desintegra. Yo leo esa novela: El amor nos destrozaráLove will tear us apart» se repite una y otra vez en un cassette que encuentra Agustín. No lo escucho. Escucho/leo otro estribillo, el de la novela, el del personaje/voz narrativa, «quiero acordarme».¿Se acuerda? ¿No se acuerda? ¿Acaso sabe?La memoria, la familia, la hermana muerta no le hablan, no le cuentan, no le resuelven los problemas. Lo único que le habla está en un idioma que va aprendiendo. Agustín no sabe, no supo, no sabrá; nosotros tampoco. La novela es eso: la experiencia de la incertidumbre.IIYo podría escribir esa especie de reseña, pero me niego. Así como me niego, incluso en prácticas imaginarias, a escribir una reseña que dé cuenta del argumento o que ofrezca un resumen parcial de los texto. ¿P…

Entrevista

Leo una entrevista a Zambra. Ha pasado algo de tiempo desde la última vez que leo algo asociado a él. Es uno de esos escritores que, si no fuera tímido, recomendaría todo el tiempo. Una pregunta que le hace el periodista de La tercera, medio chileno, me sorprende. La respuesta de Zambra me causa gracia. Aldo Perán: — ¿Te sientes más cerca de Piglia o de Aira? Alejandro Zambra: —¿Así como Boca-River?... Alguna vez, por acá, dije que leer a Zambra me hace pensar en cómo sería mi vida si yo hubiese descubierto a Borges en alguna librería de Santiago. Las cosas siguen siendo más o menos así. Descubro la literatura que me rodea por Zambra. Aparentemente, hay una bifurcación. En algún momento uno tiene que elegir entre Piglia o Aira. Y si no elegís por ninguno de los dos, ¿qué pasa? A veces es innegable: la literatura es una actividad tan exigente como la moda. La literatura es moda. Y uno no escapa a eso.

Una vez en la secundaria...

IUna vez en la secundaria, vino un sexólogo a dar una clase de salud sexual. Abrió la puerta del aula y dijo: "Todos somos bisexuales".Después de esa presentación pretendió que lo escucharamos.IIUna vez en la secundaria, el profesor de biología nos dijo que el ser humano se puede volver adicto a cualquier cosa y que todo era una droga. Para sostener ese argumento dijo "de hecho, uno se puede volver adicto a consumir agua, eso se llama potomanía".Luego, claro, nos dio la definición de droga y algunas otras cosas más. Sólo recuerdo eso.IIIUna vez en la secundaria, el profesor suplente de físico-química (físico coño) nos preguntó si existía el frío y todos respondimos que sí. Luego, nos dijo que no existía, que lo que existe es el calor y que el frío sólo se puede medir a partir de la ausencia de calor. Por lo tanto, el frío no existe.Confrontar con lo que dijo la profesora de Literatura de tercero.IVUna vez en la secundaria, la profesora de Literatura del último año …